Antonio Hernandez ❂ 2020

Meditación

Mi viaje para aprender sobre meditación ha sido largo y con muchos maestros.

Comencé a hacer Reiki alrededor de 2008 con el Maestro Esteban Vázquez. Allí aprendí algunas técnicas que me ayudaron a mi y la gente que tenía a mi alrededor. en 2012 me uní a un centro budista del Camino del Diamante donde aprendí más y me uní a mi primera comunidad de meditadores.

 

Mi mayor viaje de aprendizaje fue mi carrera como maestro de Infantil y Primaria en España y Estados Unidos. Con los años de estar con niños, comencé a darme cuenta de cuánto necesitaban entrar en contacto con sus emociones, escucharlas, respetarlas y aprender a ser sensibles y respetar las de los demás. No enseñamos eso en la escuela, así que creé mi propio método donde la meditación era la clave. Primero, calmar la mente para que pueda ver con claridad y segundo volver a los momentos de nuestras vidas en los que sentimos estas emociones. He meditado durante años con niños de todas las edades.

 

Finalmente, hice mi entrenamiento de yoga en la India. Tras esto fui a un monasterio budista en Tailandia, llamado Wat Pa Tam Wua, donde viví durante un mes con monjes meditando seis horas al día. Profundicé mucho en mi práctica y entendí mucho acerca de cómo puedo guiar a otros para que encuentren su propio camino hacia esta práctica.

 

He guiado muchos viajes o meditaciones diferentes, pero estos son mis favoritos.

 

Meditación del Niño Interior

La mayoría de nuestros problemas, traumas o conflictos con nosotros mismos provienen de nuestra infancia. Algunas personas tienen memorias bonitas que les gustaría recordar. Otros momentos difíciles que aún no han superado. Todos tenemos diferentes experiencias con nuestro pasado, pero siempre es bueno y saludable tener una pequeña conversación con ese niño y ver cómo está y si hay algo que necesita de nosotros.

 

En este viaje guiado volvemos a algunos momentos específicos conectados a nuestra memoria emocional para navegar a través de ellos y ver lo que nuestro niño nos muestra.

 

Después de la meditación abrimos un círculo de expresión donde hablamos, quien quiera, sobre cualquier cosa que necesitemos expresar. Todo en un espacio seguro sin juicio o interrupciones. Solo con compasión y amor.

Inner Child Meditation

A guided meditation to contact, talk and play with our inner child...

 

Meditación Positiva

En la  Meditación Positiva hacemos un viaje a través de la experiencia del VIH. Lo desarrollé en base a mi propia experiencia viviendo con el virus y todo lo que aprendí de otras personas que viven con él. Primero, entramos en un estado de relajación para calmar la mente y poder ver y sentir más claramente. Después de este proceso, comenzamos un viaje individual consciente, guiado a través de momentos clave por los que pasamos la mayoría de nosotros.

 

Finalmente, después de completar la parte meditativa, abrimos un círculo de expresión donde cada persona decide lo que quiere compartir en un espacio seguro, privado, libre de juicio o interrupción. En este proceso, tiene lugar una conciencia muy profunda. Surgen emociones que hemos escondido o negado por años o algunas que ni siquiera sabíamos que teníamos dentro.

 

Escuchar a los demás hablar desde el corazón y sentir que no estamos solos es muy positivo para personas que generalmente pasan por este proceso con mucha soledad. La oportunidad de hablar desde el corazón en un espacio libre de juicio, solo escuchar y estar presente es simplemente mágico

 

Meditación de las Estaciones

Somos parte de la naturaleza. Estamos conectados con la madre tierra, el sol y los elementos. A medida que cambian nosotros también lo hacemos. Cuando cambia la temperatura o la luz nuestro cuerpo y nuestras emociones también lo hacen. ¿Te has preguntado alguna vez por qué la naturaleza nos da sandías (principalmente agua) en verano y naranjas (vitamina C) en invierno? Ella es sabia y nos da lo que necesitamos. ¿Y tu? ¿Te das lo que necesitas en cada momento?

Cada estación trae muchos dones y enseñanzas si nos conectamos y aceptamos los procesos por los que pasan nuestros cuerpos. En estas meditaciones nos conectamos con esas energías y cambios y los usamos en nuestros beneficio.

¿Estás listo para soltar como los árboles en otoño? ¿Quieres florecer como flores en primavera? ¿Puedes aceptar que necesitamos ahorrar algo de energía en invierno y que viene la oscuridad?

Al igual que las otras meditaciones, abriremos un espacio para hablar desde nuestros corazones después.

 

Meditación para niños

Probablemente mi actividad favorita en el mundo. Así es como comenzaron todas las meditaciones anteriores y mi propio viaje emocional.

 

Cuando trabajaba como maestro de escuela pude ver cómo mis alumnos carecían de muchas habilidades emocionales. En las escuelas trabajamos en muchas inteligencias diferentes pero nunca en lo emocional. Algunos maestros lo intentan pero lo hacen como si las emociones fueran algo externo a ellos, por ejemplo, con fichas en las que hay que rodear al niño que está triste. ¿No es la tristeza una emoción que todos tenemos hemos sentido? ¿Por qué no trabajar con nuestras experiencias para que sea REAL?

 

Traté de encontrar recursos como meditaciones guiadas, pero me topaba con el mismo problema en la mayoría de ellas; Tratar las emociones como algo externo a nosotros, por lo que no es REAL. Antes esta situación creé mi propio método. Desarrollé mis propias meditaciones guiadas para mis alumnos. Cada meditación para trabajar en una emoción específica. Justo después, en un círculo y con un talismán para turno de palabra, cualquiera podía expresar lo que había sentido. Fue mágico lo que sucedió en esos círculos.

 

Lo implementé por primera vez en 2015 y los resultados fueron sorprendentes; Los niños comenzaron a identificar sus emociones, a aceptarlas y comprenderlas. Entonces podrían encontrar dentro de ellos los recursos que necesitaban para manejarlas de manera asertiva. Podrían expresar lo que sienten en un ambiente seguro. Podían escuchar a otros niños abriendo sus corazones, llorando, riendo e incluso gritando a veces.

 

Comenzaron a desarrollar empatía, amabilidad, compasión, respeto y amor en niveles que nunca podría imaginar. Los casos de acoso escolar habían terminado por completo. La competencia era cosa del pasado. Burlarse cuando alguien sufre ya no era una opción. Éramos una familia. Incluso los maestros de otras materias comenzaron a preguntarme qué estaba haciendo con los niños porque su comportamiento cambió radicalmente. Los padres me contaban como sus hijos les enseñaban a manejar sus emociones.

 

Desde entonces ofrezco estas meditaciones en las escuelas para trabajar emociones específicas, situaciones o conflictos donde la comunicación de manera asertiva sea necesaria. Esto es más o menos en todas las situaciones, todos los días :)

 
Este página web se diseñó con la plataforma
.com
. Crea tu página web hoy.
Comienza ya